viernes, 29 de junio de 2007

Denunciancontaminaciónde playas mexicanas

El Imparcial, junio 28, 2007
Afirma Greenpeace que casi la mitad de los municipios costeros del País carecen de plantas de tratamiento de aguas residuales
México, D.F. (EFE).-La organización ecologista Greenpeace denunció ayer ante la Secretaría de Salud mexicana la contaminación de las playas y aseguró que de los 154 municipios con costa en el país, el 49% carece de plantas de tratamiento de aguas residuales.
“Lo que indican las propias cifras oficiales es alarmante: De acuerdo con la Comisión Nacional del Agua (Conagua), cada minuto llegan a los mares mexicanos casi 5.5 millones de litros de aguas negras”, dijo Alejandro Olivera, coordinador de la campaña de océanos de Greenpeace.
Al entregar la denuncia ante la Secretaría (ministerio) de Salud, activistas de la organización hicieron una representación en la que unos llevaban garrafones con agua de mar contaminada ante unos supuestos turistas, que no eran conscientes de lo que ocurría y se bronceaban tranquilamente.
Según datos de Conagua de 2006 presentados por la ONG, quince estados de México vierten más del 50% de sus aguas residuales sin tratamiento directamente al mar, entre los que destacan Campeche (98.5%), Yucatán (98.4%) y Michoacán (89.3%).
Esto, indican los ecologistas, “genera que al menos 290 mil kilogramos de heces fecales lleguen al mar cada día, provocando riesgos para la salud y daños al ecosistema marino”.
“Ya está próxima la temporada vacacional, y como podemos ver, muchos turistas tanto nacionales como extranjeros visitan las playas del País. Sin embargo, las secretarías de Salud y de Medio Ambiente no han dado a conocer los datos sobre las mismas”, señaló Olivera.
RIESGO SANITARIO
En todo el País, el índice de utilización de la infraestructura para sanear el agua es del 75% y de las mil 666 plantas que hay en México, el 14% no operan.
“Cuando se presenta un riesgo sanitario existen altas probabilidades de contraer alguna enfermedad. Por eso exigimos que la Secretaría de Salud, en coordinación con los estados y municipios, informen ‘in situ’ a la población cuando hay un riesgo sanitario”, concluyó el activista.
Desde Greenpeace proponen como medidas ampliar el espectro de contaminantes considerados en las playas y hacer muestreos frecuentes.
También poner en las playas banderas o letreros indicadores de riesgo sanitario y establecer partidas presupuestarias especiales para plantas de tratamiento de aguas residuales, así como desarrollar programas de inversión mixta entre los municipios y la iniciativa privada.
Publicar un comentario