jueves, 28 de junio de 2007

Advierten que la desertización convertirá en refugiados a 50 millones

El informe "Re-evaluar políticas para sobrellevar la desertización" señala que este fenómeno afecta hoy en día a entre 100 y 200 millones de personas en todo el mundo al reducir de forma persistente su capacidad para obtener alimentos, agua y otros servicios esenciales

EFE
El Universal

Jueves 28 de junio de 2007

Toronto.- El fracaso de políticas pasadas para combatir la desertización puede causar que en la próxima década 50 millones de personas se conviertan en refugiados en busca de mejores condiciones de vida, según un informe de la ONU.
Zafar Adeel, autor principal del estudio y director de la Red Internacional sobre Agua, Medioambiente y Salud de la ONU, con sede en la localidad canadiense de Hamilton, señaló a Efe que el estudio identifica la creciente desertización como el mayor desafío medioambiental de nuestro tiempo.

El informe "Re-evaluar políticas para sobrellevar la desertización" señala que la desertización afecta hoy en día a entre 100 y 200 millones de personas en todo el mundo al reducir de forma persistente su capacidad para obtener alimentos, agua y otros servicios esenciales.
Lo que es más grave es que la desertización puede afectar directamente en los próximos años a 2 mil millones de personas, un tercio de la población total del planeta, si no se ponen en marcha políticas globales para combatirla.

Adeel explicó que el informe es el fruto de una conferencia internacional celebrada en diciembre del 2006 en la ciudad de Argel en la que alrededor de 200 expertos estudiaron las políticas internacionales para combatir la desertización.
"La conclusión a la que se llegó es que las políticas en marcha no están funcionando" , dijo Adeel.

"Las razones son que los políticos han sido incapaces de ver la relación entre pobreza y migración con desertización, la falta de coordinación y diversidad de planteamientos, y la desigualdad entre los crecientes problemas y las menguantes contribuciones financieras para atajar la desertización" , añadió.
El fracaso de pasadas políticas junto con el creciente cambio climático han provocado que la situación se acerque a un punto explosivo, con centenares de millones de personas en peligro de abandonar sus regiones de origen en busca de sustento.

El profesor Janos Bogardi, otro de los autores del informe, puso el ejemplo de Mali, con una población de once millones de personas, donde la desertización obligó a más de tres millones a emigrar a la vecina Costa de Marfil.
"Sólo 250 mil se desplazaron fuera del continente africano. Y cuando la situación en Costa de Marfil empeoró, 1.5 millones regresaron a Mali. Lo que estamos observando es la increíble capacidad de adaptación de la población" , dijo Bogardi.

El problema se agudizará, afirman los expertos, cuando estas personas no sean capaces de adaptarse y se vean forzadas a emprender masivas migraciones.
Es este temor, manifestado en "el movimiento masivo de la población hacia el norte de África, lo que ha provocado un creciente interés de los países en desarrollo en solucionar el problema" , según Adeel.

Pero ese "interés" no parece estar al mismo nivel que el problema.
Adeel y Bogardi señalan como ejemplo los masivos subsidios que los países en desarrollo ofrecen a sus sectores agrícolas y que están desequilibrando los mercados de alimentos en los países en desarrollo.

"Europa y Norteamérica otorgan 300 mil millones de dólares al año en subsidios agrícolas. Al mismo tiempo destinan 50 mil millones de dólares en ayuda al desarrollo" , apunta Adeel.
Según J. A. van Ginkel, rector de la Universidad de la ONU (UNU) , "algunas fuerzas de la globalización, aunque se esfuerzan por reducir la desigualdad económica y eliminar la pobreza, están de hecho contribuyendo al agravamiento de la desertización. Los perversos subsidios agrícolas son un ejemplo" . Entre las soluciones avanzadas por los expertos, Adeel destaca "la retención de carbono en las áreas de secano" que según el estudio puede "proporcionar sustento para las personas en áreas secas a la vez que combate la desertización"

. "Las políticas internacionales de ayuda al desarrollo deberían también reconocer esto para aprovechar al máximo el impacto de sus recursos financieros" , puntualizó.
Publicar un comentario