domingo, 30 de septiembre de 2007

Conagua irá contra quienes dañen bahía de Campeche

El Universal, estados / 23 de septiembre 2007
Francisco Ynurreta

CAMPECHE, Camp.— Decidido a “apretar tuercas” e imponer severas sanciones a quienes incumplan con las disposiciones, “trátese de quien se trate”, el director de la Comisión Nacional del Agua en Campeche, Juan Carlos Lavalle Pinzón, aseguró que no se permitirá que se siga contaminando la bahía campechana con el vertimiento de aguas residuales.

“Vamos en serio y prueba de ello son las 38 sanciones que se impusieron el año pasado a los violadores de esta disposición”, dijo.

Mencionó que en la actualidad, la mayoría de las playas campechanas tiene un alto índice de degradación, lo que ha llevado a las autoridades sanitarias a prohibir el uso de los balnearios que se encuentran en el perímetro de la capital campechana y otras zonas de la entidad, lo que propicia pérdidas para el sector turístico, debido a la disminución en el número de visitantes.

Indicó que estudios efectuados a la costa de Campeche arrojaron como resultado que su grado de polución resulta alarmante. “No entiendo cómo las autoridades de turismo de la entidad promuevan a Campeche como un destino de playa, si a lo largo de la costa hay letreros en los cuales se alerta a los turistas o bañistas sobre la contaminación del agua y las áreas de recreo”, agregó.

“Aunque no les guste a las autoridades de turismo del estado de Campeche, tengo la obligación de prevenir a los visitantes, sobre todo a los niños, para que eviten bañarse en nuestras playas”, insistió.

Como medida de prevención sanitaria, tenemos que alertar y prevenir a todos los paseantes locales o nacionales para impedir que contraigan cualquier enfermedad o infección, agregó.

Indicó que también muchas de las residencias asentadas a lo largo de la franja costera vierten sus residuos al mar, por lo que se les impondrá sanciones “sin importar quién sea (la mayoría de estas viviendas pertenecen a los ricos de Campeche, políticos e influyentes)”.

Por ello, insistió en la necesidad de que toda persona física o moral que genere descargas al lecho marino, está obligada a contar con una planta de tratamiento para evitar que las aguas residuales sigan contaminando la bahía. El funcionario informó que a lo largo del año pasado se impusieron 38 sanciones por este concepto a los infractores, por un monto de siete millones 148 mil 503 pesos.

Cabe hacer notar que las fuentes de degradación más frecuentemente identificadas son los desagües, las aguas pluviales, los derrames y desbordamientos de aguas residuales, que han causado los avisos de alerta y en casos extremos los cierres de las playas a los visitantes.


Powered by ScribeFire.

Publicar un comentario