miércoles, 25 de abril de 2007

Siguen inundadas calles de Santa María la Ribera

Con la operación de motobombas y camiones pipa de desazolve de la demarcación y del gobierno capitalino, la megainundación del lunes desapareció de Insurgentes Norte, aunque una parte de la calle Manuel Carpio, casi en su entronque con esta última arteria, continuó anegada por la salida de líquidos residuales
Siguen inundadas calles de Santa María la RiberaSiguen inundadas calles de Santa María la Ribera
Lili Valadez y Yetlaneci Alcaraz
El Universal
Miércoles 25 de abril de 2007
La fuga de aguas negras continuó ayer en algunas calles de la colonia Santa María la Ribera, delegación Cuauhtémoc, y en el interior de al menos nueve predios, debido a que personal del Gobierno del Distrito Federal no logró reparar la tubería de drenaje que se encuentra debajo de las obras del tren suburbano.
Con la operación de motobombas y camiones pipa de desazolve de la demarcación y del gobierno capitalino, la megainundación del lunes desapareció de Insurgentes Norte, aunque una parte de la calle Manuel Carpio, casi en su entronque con esta última arteria, continuó anegada por la salida de líquidos residuales.
Antes del mediodía, Marcelo Ebrard, jefe de Gobierno de la ciudad, hizo su arribo a la zona y visitó vecindades, edificios y casas inundadas por aguas del drenaje.
Comprobó que el líquido de olor desagradable no dejaba de salir de las coladeras de las viviendas.
En su recorrido por el predio número 157 de Mariano Azuela, Ebrard descendió hasta el primer escalón, justo al ras del agua que inundaba patio y viviendas, y ahí preguntó al señor Abraham Valdez, inquilino de la casa número 2, quien estaba parado entre el agua, si todavía seguía fluyendo el agua residual, a lo que éste respondió afirmativamente.
Su vecina de la casa número 3, Yolanda Hernández, dijo que de no ser por las motobombas, la vecindad estaría totalmente inundada, ya que el agua no dejaba de salir.
Después de haber acudido a las calles Doctor E. González Martínez, donde visitó una vecindad de la Asamblea de Barrios, Díaz Mirón y Mariano Azuela, por último, se dirigió a Manuel Carpio número 36, donde se ubica uno de los inmuebles más afectados, en donde los vecinos hicieron pancartas con reclamos.
Ahí fue abordado por madres de familia de la primaria Andrés Bello para solicitarle que se suspendan las clases mientras se repara la fuga, ya que la directora del plantel se negó.
Al respecto, el jefe de Gobierno pidió a Elías Moreno, secretario de Protección Civil del DF, que acudiera a hablar con la directora para que suspenda las clases hasta que concluya el problema.
Por otro lado, comerciantes reclamaron que no tienen luz y que sus productos perecederos se están echando a perder, a lo que el mandatario les solicitó que hicieran una lista con sus comprobantes respectivos sobre su mercancía y se la entregaran a personal de su administración.
Ebrard dijo que ya se inició una averiguación previa ante la PGJDF para determinar al responsable de la fuga de agua.
Añadió que en un lapso de 48 horas se podría tener el dictamen para fincar las responsabilidades correspondientes.
En el caso de que la empresa Ferrocarriles Suburbanos, la cual construye el Sistema Férreo Buenavista-Huehuetoca, tenga culpabilidad, señaló que le representará un pago muy costoso resarcir los daños.
Añadió que los recursos que tengan que pagarse serán entregados a la delegación Cuauhtémoc para que los destine en favor de la colonia.
Aseguró que se brindará apoyo económico a las familias afectadas.
Explicó que hay varias tesis sobre lo que originó la fuga: pudo suceder que los tubos se hayan roto debido al sismo del pasado jueves o bien pudieron ser dañados tanto por personal del gobierno capitalino como del que trabaja en las obras del tren suburbano.
Por su parte, el director del Sistema de Aguas del Distrito Federal, Jaime Sancho, dijo que la empresa constructora no ocasionó la fuga de agua potable de este lunes, sino se produjo accidentalmente por personal de su dependencia al estar localizando el problema en el ducto de drenaje.
"Aún no sabemos si éste sí fue roto por la empresa o sólo está tapado, esperamos terminar los trabajos hoy mismo (ayer)", detalló.
En tanto, Elías Moreno, secretario de Protección Civil, informó que son 34 familias las afectadas, a las que tendría que indemnizarse y las cuales viven en nueve predios.
Publicar un comentario