viernes, 20 de abril de 2007

Entra IP a potabilizar el agua de los océanos

Calderón inicia el proyecto que, por dudas sobre su impacto y costo, estuvo detenido desde el sexenio de Ernesto Zedillo
Excélsior
2007-04-20 9:29 am
En medio del desierto de Baja California Sur, el presidente Felipe Calderón entregó la primera concesión que se le da al sector privado para quitarle sal al agua de mar.
De esa manera inició la visita del ejecutivo federal a esta entidad gobernada por el PRD, la penúltima a cargo de este partido que aún le faltaba visitar. Le resta establecer relación con la administración del Distrito Federal.
El mandatario estatal Narciso Agundez —primo del dirigente nacional del PRD, Leonel Cota Montaño— celebró la presencia del panista y el hecho de que México haya ingresado a lo que denominó "el selecto club" de las naciones que cuentan con esta tecnología.
El perredista le propuso a Calderón que Baja California Sur sea "el laboratorio nacional" de esta opción, a mediana y gran escala.
El gobernador aseguró que con esta obra se resuelven dos problemas: la escasez de agua potable para las colonias populares y la sobreexplotación de los acuíferos.
"Mi gobierno se ha comprometido a trabajar con los gobiernos locales y con la iniciativa privada para que todos los mexicanos tengan acceso al agua potable", ofreció el presidente.
Calderón consideró que el agotamiento del agua resulta más preocupante que el de las reservas petroleras, en un país donde se pagan hasta mil pesos por una pipa. Y es que eso desembolsaban las familias de esta zona, que ahora pagarán 130 pesos por ese volumen.
Esta obra costó 336 millones de pesos y fue financiada en dos terceras partes por el sector privado.
Dijo que esta obra es ejemplo de lo que su gobierno busca: la construcción de un México que dure para siempre desde un frente común.
En la desaladora, a nombre de los inversionistas, habló José Andrés de Oteyza, presidente del grupo OHL y quien fuera secretario de Energía en los años ochenta.
El representante empresarial explicó que esta firma es la mayor productora mundial de agua desalada, con proyectos en Europa, África, Estados Unidos y América Latina.
El titular de la Comisión Nacional del Agua, José Luis Luege Tamargo, expuso que con esta acción se pasa de 86 a 96% de cobertura en el servicio de agua potable en esta región.
De inicio, 30 mil personas recibirán agua desalada, una alternativa que se inicia con la toma de agua de mar mediante ocho pozos playeros; el proceso se hace a través de ósmosis inversa, considerada una tecnología de punta.
El costo de desalinizar un metro cúbico de agua es cercano a un dólar estadunidense. Este proyecto surgió durante el sexenio de Ernesto Zedillo Ponce de León (1994-2000), pero no se concretó por el impacto ambiental que implicaría el manejo de los residuos de la ósmosis inversa (salmuera y químicos), el desperdicio de agua y el alto costo.
La Paz: entre celebración y protestas
Al tiempo que el gobernador Narciso Agúndez Montaño agradeció al presidente Felipe Calderón su primera visita a la entidad, una protesta de perredistas se mantuvo durante su estancia de 40 minutos en esta ciudad. Mientras los gobernantes exaltaban la importancia de trabajar por encima de las diferencias, unas 50 personas se inconformaron a las afueras del lugar donde se celebraba que 100 mil sudcalifornianos habían entrado al Seguro Popular.
Publicar un comentario