jueves, 26 de abril de 2007

Cultivan frijol que ahorra agua

El grano, útil para producir forraje y alimentar al ganado en zonas áridas, es desarrollado en el CIBNOR
Grupo Reforma
Ciudad de México (25 abril 2007).- Debido a que no requiere grandes cantidades de agua para ser cultivado, investigadores del Centro de Investigaciones Biológicas del Noroeste (CIBNOR) proponen sembrar frijol yorimón para producir forraje y alimentar al ganado caprino en las zonas áridas del País.
El frijol yorimón –cultivado principalmente en trópicos asiáticos y africanos ya que tolera bien la sequía y el calor– podría en pocos años formar parte de la base alimenticia de las cabras y sustituir a la alfalfa, considerada la "reina forrajera".
En entrevista con la Agencia Conacyt, Bernardo Murillo Amador, investigador del Programa de Agricultura en Zonas Áridas del CIBNOR, comentó que la idea de cultivar este frijol para producir forraje surgió hace tres años, luego de que notaron la alta biomasa (tallos y hojas) que produce.
Tras analizar el frijol, los especialistas determinaron que su biomasa del frijol posee un alto contenido de proteínas y fibra, por lo que es ideal para alimentar el ganado caprino.
Entre las ventajas que presenta esta leguminosa como forraje está el ahorro de agua, el mejoramiento del suelo donde se siembra y el aumento de peso de las crías recién nacidas de madres alimentadas con esta especie de la familia de las leguminosas.
En cuanto al ahorro de agua, Murillo dijo que desde el inicio de la investigación uno de los objetivos fue cultivar una especie forrajera que requiera menos agua que la alfalfa y que fuera posible cultivar en estados áridos como Baja California Sur.
"Hemos implementado el sistema llamado 'riego por goteo' en el cual se colocan mangueras especiales a lo largo del surco para aplicar gotas de agua en la base de cada planta y no desperdiciar tanta agua como cuando se transporta desde el surco principal hasta donde está la planta", explicó el investigador.
Para compensar la poca cantidad de agua y la falta de fertilidad del suelo donde se siembra, se utiliza una composta elaborada con el mismo estiércol que produce la cabra, el cual se mezcla con residuos de cosechas de plantas cultivadas (maíz, frijol, trigo, garbanzo, etc.). Así se evita la aplicación de fertilizantes químicos y se favorece una producción sostenible y ecológica del cultivo.
La siembra de este frijol también beneficia el cuidado del suelo pues, al tratarse de una leguminosa, fija en el suelo el nitrógeno presente en la atmósfera, por lo cual no es necesario usar productos químicos para enriquecer el suelo.
Publicar un comentario en la entrada