jueves, 19 de abril de 2007

Ban Ki-moon llama a países a promover la prevención de conflictos, ante la degradación del medio ambiente

Piden evitar guerras por recursos naturalesPiden evitar guerras por recursos naturales
El Universal
Miércoles 18 de abril de 2007
NACIONES UNIDAS (EFE).- El secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, instó ayer a los Estados miembros a prevenir los conflictos que se puedan desatar por la escasez de recursos a consecuencia del cambio climático.
Ban hizo este llamado en un debate especial del Consejo de Seguridad dedicado a explorar las implicaciones que el cambio climático puede tener para la paz y la seguridad mundial, y que es el primero que se realiza sobre esta cuestión.
"Las cosas son más fáciles cuando todos podemos compartir la abundancia, incluso si es a niveles diferentes", declaró Ban.
"Pero cuando los recursos escasean -ya sea la energía, el agua o la tierra cultivable- nuestros frágiles ecosistemas se someten a presión y pueden llevar a un colapso de los códigos de conducta establecidos e incluso a un conflicto total", agregó.
Ban recordó que a lo largo de la historia de la humanidad países y pueblos han luchado y, a menudo, desatado guerras por los recursos naturales, desde el ganado, abrevaderos, tierras fértiles, rutas comerciales, reservas pesqueras, especies, azúcar, petróleo, oro y otras materias primas. "Incluso hoy, el suministro ininterrumpido de combustibles y minerales es un elemento clave en las consideraciones geoestratégicas", matizó.
Ante esta situación, hizo un llamado a los países miembros de la ONU para que renueven su compromiso con la promoción de una cultura de prevención de conflictos armados, como aceptaron en la cumbre mundial de 2005, así como a cumplir con las resoluciones relevantes del Consejo de Seguridad en este sentido.
Ban hizo eco del informe que su predecesor, Kofi Annan, emitió antes de dejar el cargo, en el que expresaba su preocupación por la amenaza que representa la degradación del medio ambiente y la escasez de recursos. "La degradación medioambiental tiene el potencial de desestabilizar las zonas ya conflictivas, especialmente cuando existe un acceso desigual de los recursos escasos", parafraseó.
Ban amplificó su llamado para que los Estados miembros acuerden fórmulas para que "todos nosotros podamos vivir de forma sostenible con los recursos del planeta" y subrayó que "comparado con el costo de los conflictos y sus consecuencias, el costo para prevenirlos es mucho menor, no sólo en términos financieros, sino en vidas humanas y calidad de vida".
Enfatizó que las inundaciones y la sequías, con sus costos económicos relacionados, pueden polarizar las sociedades y debilitar las instituciones gubernamentales para la resolución de conflictos.
Del mismo modo, señaló que los climas extremos y los desastres naturales también pueden aumentar el riesgo de emergencias humanitarias y provocar inestabilidad y desplazamientos, y de la misma forma, la escasez de recursos, como el agua, los alimentos y la energía, pueden generar violencia.
Por su parte, el embajador de Estados Unidos, Alejandro Wolff, afirmó que "el cambio climático presenta serios desafíos" y subrayó su estrecha vinculación con la seguridad energética y el desarrollo sostenible.
Señaló que Estados Unidos ejerce un liderazgo y aborda la cuestión con el sector privado y otros grupos de manera "productiva y efectiva" e instó al resto del mundo a tratarla "con este mismo sentido de realismo, para que no afecte al crecimiento y el desarrollo".
El debate fue convocado por el Reino Unido, que ejerce la presidencia de turno del Consejo, y no estuvo exento de controversia por el rechazo del Grupo de los 77 y China a que este tipo de temas se debatan en este órgano.
En su intervención, el embajador adjunto de Paquistán, Faruk Amil, criticó al Consejo de Seguridad por usurpar las funciones asignadas a otros órganos de la ONU.
"Los temas de la energía y el cambio climático son vitales para el desarrollo sostenible, y su debate pertenece a la Asamblea General, el Consejo Económico y Social y otros órganos subsidiarios relevantes", declaró.
Sin embargo, la ministra de Exteriores británica, Margaret Beckett, que presidió la reunión, se mostró satisfecha por la atención que ha despertado la sesión, que contó con la participación de 52 delegaciones.
Publicar un comentario en la entrada