jueves, 26 de abril de 2007

Desquician tráfico en la Guerrero y Bueigir agua

Vecinos cierran vialidades en demanda de abasto del líquido
Miguel Ángel Serrano
El Universal
Jueves 26 de abril de 2007
El enojo e inconformidad de decenas de familias habitantes en las colonias Guerrero y Buenavista, tuvo como resultado el cierre parcial de dos vías primarias como el eje 1 Norte y Paseo de la Reforma, que por más de seis horas desquiciaron a los automovilistas la noche del martes, por la escasez de agua potable que padecen desde hace dos días .
Pues con cubetas, botes, tambos y hasta ollas de cocina, fueron los utensilios que decenas de familias utilizaron para acarrear agua a sus hogares a partir de unas cuantas pipas-tanque que la delegación Cuauh- témoc puso a disposición de los vecinos por la falta del líquido en la red de suministro, al parecer provocado por la fuga en Santa María la Ribera.
En protesta por la falta de agua en cada vivienda, a las 19:00 horas los vecinos se armaron de cubetas y ollas para apostarse sobre carriles centrales y laterales del Paseo de la Reforma a la altura de la calle Magnolias en la colonia Guerrero, obstaculizando el paso a cientos de automovilistas que por ahí circulaban.
Pese a que las autoridades acudieron al lugar para dialogar con los inconformes, los resultados fueron negativos; en pocos minutos el contingente creció, no sólo de 100 personas que primeramente asistieron, sino de 200 más que cerraban los carriles en ambas direcciones.
Por su parte, los automovilistas desesperados por salir utilizaron calles alternas, pero se toparon con otros tres bloqueos; el eje 1 Norte con el cruce de la calle de Lerdo con más de 180 personas en protesta, a metros del lugar, y en el cruce de las calles Moctezuma y Lerdo, otros 80 manifestantes desquiciaban el tránsito y minutos más tarde, 120 inconformes más bloquearon las calles de Degollado y Lerdo.
Reparto de agua
Para las 22:00 horas, tres pipas arribaron a la esquina de eje 1 Norte en la esquina con Lerdo, en la colonia Guerrero para surtir de agua a los vecinos, mismos que utilizaron todo tipo de utensilios para llevar el líquido a sus hogares. El resto a los demás puntos antes mencionados.
Las mujeres en su mayoría, se formaron en largas filas con cubetas, ollas de cocina, tambos trasladados en diablitos y cacerolas, que sirvieron para trasiego del agua a los hogares. No obstante, la negligencia reinó en momentos, donde algunas personas optaron por brincar a sus vecinos para llegar más rápido a llenar sus cubetas, lo que originó grescas entre los padres de familia.
Entre autoridades policiales y delegacionales optaron por organizar filas y evitar enfrentamientos. Por su parte, pipas del sector privado, realizaron traslados de agua a cisternas con un costo de entre los 800 y mil pesos. A la medianoche, la mayor parte de los inconformes se retiró, ya que autoridades les prometieron que en la madrugada contarían con agua en sus llaves.
Publicar un comentario