viernes, 23 de marzo de 2007

Limpian bacterias aguas residuales

Reforma
2007-03-22 9:34 am

Un tipo de microorganismos que viven sin oxígeno y habitan en el fondo de ríos y presas, son utilizados por el ingeniero ambiental Adalberto Noyola Robles, investigador de la UNAM, para tratar aguas residuales provenientes de la industria.

Las bacterias anaerobias -llamadas así porque no requieren de oxígeno para sobrevivir- se agrupan en lodos y se alimentan de los desechos orgánicos.

Esta ventaja natural es aprovechada por Noyola, doctor en ingeniería ambiental y titular de la Subdirección de Ingeniería Hidráulica y Ambiental en el Instituto de Ingeniería de la UNAM, quien desde 1991 desarrolló su tecnología para inocular los lodos bacterianos en plantas de tratamiento de aguas residuales, de donde el líquido queda listo para reutilizarse en agua de uso industrial y riego de jardines.

La tecnología cuenta con una patente y ya se ha transferido a empresas mexicanas, así como a una cervecera chilena y otra argentina.

Entre las empresas que utilizan esta tecnología en sus instalaciones se encuentran la Cervecería Cuauhtémoc-Moctezuma, la compañía química Tereftalatos Mexicanos y el Grupo Industrial Bimbo, mientras en el sector gubernamental la ha adquirido el municipio de Metepec, en el Estado de México.

"Utilizamos un consorcio de bacterias de diversos géneros, en donde las más relevantes son bacterias metanogénicas, es decir, generadoras de metano. En conjunto, estos microorganismos, que se agrupan en lodos, remueven la materia orgánica", explica Noyola.

De forma natural, los microorganismos se encuentran en zonas ausentes de oxígeno, como sedimentos de lagos, ríos y mares, así como en el estiércol del ganado.

Para que hagan el trabajo de limpieza en aguas residuales, un grupo controlado de ellos se introduce a los reactores o plantas de tratamiento, donde se reproducen y se alimentan, aumentando lentamente su población.

"En la planta de tratamiento ponemos un inóculo del grupo de bacterias, el cual crece poco a poco y aumenta la capacidad de tratamiento del sistema", detalla Noyola, quien no requiere la reproducción de los microorganismos en laboratorio.

Entre las ventajas de esta tecnología, el investigador de la UNAM destaca el bajo costo, pues no se requiere electricidad para su funcionamiento.

A diferencia de las plantas de tratamiento que utilizan microorganismos aerobios, es decir, que requieren del aire para sobrevivir y en las cuales se utiliza electricidad para generar ventilación, en las plantas anaerobias hay un considerable ahorro económico al no requerirse energía, dice el experto.

El sistema, eficiente y de bajo costo, es recomendable para utilizarse en zonas rurales del País, en donde no hay control de aguas residuales.

"Lo interesante de este proceso es que con una infraestructura discreta y de bajo costo es posible limpiar el agua", dice Noyola.

El proceso puede combinarse con el tratamiento aerobio.

"Dependiendo del nivel de tratamiento que requiera el agua es el tratamiento que se aplica", comenta el investigador, cuyo paquete tecnológico incluye, para un proceso de más calidad, dos plantas de tratamiento en línea, o la facilidad de utilizar sólo una de ellas.
Publicar un comentario