viernes, 23 de marzo de 2007

Demanda IP revisar la Ley de Aguas

Reforma
2007-03-23 8:45 am

A pesar de tener sólo tres años en vigor, la Ley de Agua Nacionales es ya insuficiente para enfrentar los problemas del sector, por lo que requiere ser revisada, consideró la Confederación de Cámara Industriales (Concamin).

En una presentación difundida con motivo del Día Mundial del Agua, subrayó que los usuarios industriales del líquido necesitan contar con certeza jurídica y llamó a establecer incentivos económicos y fiscales para promover un mejor uso del recurso.

"La Ley de Aguas Nacionales vigente fue objeto de múltiples observaciones, desde su etapa de proyecto, por parte de diversos sectores de la sociedad, y aún por parte del Ejecutivo federal, quien ejerció su facultad de veto en la primera remisión del proyecto por parte del Congreso de la Unión", recordó.

El Presidente Vicente Fox, abundó, realizó diversas observaciones que cuestionaban incluso la constitucionalidad de las reformas propuestas, pero que finalmente no se reflejaron en su totalidad en la ley publicada en abril del 2004.

La Concamin reconoció que la demanda creciente de agua representa un reto para diferentes actividades productivas y puede determinar la competitividad de la industria nacional, por su costo.

"El costo del agua en nuestro país resta competitividad a la industria nacional, particularmente ante industrias de otros países en los que la extracción del agua no representa ningún costo", apuntó.

Por ello, señaló, es indispensable establecer políticas públicas sustentadas en un marco jurídico adecuado, que regulen el uso el agua en esas actividades y que establezca un balance adecuado entre la oferta y la demanda del líquido.

El organismo empresarial se pronunció por revisar la Ley de Aguas Nacionales y expedir su reglamento, pendiente desde el 2004, y por elaborar una Ley Federal de Derechos en Materia de Agua.

Propuso determinar de manera exacta la cantidad de agua aprovechada por todos los usuarios en el país y por actualizar la estructura de tarifas para garantizar el mantenimiento del sistema hidráulico.

Los usuarios, remarcó, deben pagar en función del volumen que consuman y de la calidad de agua que descarguen.

"La política de recaudación por uso o aprovechamiento de agua no debe de apoyarse sólo en un sector de la sociedad. Utilizar como instrumento económico el ajuste de las tarifas de los consumidores que pagan el agua no soluciona el problema de disponibilidad y en cambio afecta seriamente a los sectores usuarios, especialmente a la industria, ya que le impone costos que imposibilitan operar a niveles de competitividad internacional", acotó.

La Concamin llamó a promover instrumentos económicos y fiscales que incentiven el uso eficiente del agua en la industria, incluyendo tratamiento y reuso.

Demandó además "resoluciones expeditas, transparentes, no discrecionales y apegadas a derecho para todas las gestiones y trámites realizados por la industria ante las diversas dependencias gubernamentales y autoridades competentes".
Publicar un comentario en la entrada