sábado, 26 de enero de 2008

VIERTEN SIN CONTROL DESCARGAS AL ATOYAC


Planeta Azul, 01.25.08



Preparan sanción Conagua y Profepa contra responsables de contaminación



TLAXCALA, Tlax; 25 enero 2008.- Las descargas de aguas residuales al río Atoyac están fuera de control.



La Procuraduría Federal de Protección al Ambiente y la Comisión
Nacional del Agua desconocen cuántos metros cúbicos por segundo de
líquido residual llega a diario al río, y sus niveles de contaminación.


Incluso, el ayuntamiento de Tepetitla, zona donde se asientan 17
talleres mezclilleros que vierten sus aguas residuales al río Atoyac y
tiñen de azul el afluente, carece de permiso para realizar descargas.


Ante tal situación, la Conagua prepara una sanción contra el ayuntamiento por violar la Ley de Aguas Nacionales.


“La Conagua intervino en atención a una denuncia ciudadana
realizando visitas de inspección”, señaló Carlos Morales Badillo,
director de la Conagua en Tlaxcala.


“Actualmente, están en proceso los procedimientos administrativos de sanción respectivos”.


Sin embargo, señaló que la Ley de Aguas Nacionales impide revelar
detalles sobre los procedimientos legales contra quienes contaminan los
ríos.


Ambas dependencias coincidieron en señalar que tras las inspecciones
se exhortó a los mezclilleros y a la población en general a tramitar
permisos para vertir sus desechos al río Atoyac, además de construir
sistemas para tratamiento de agua, pero no hubo respuesta.


Sin embargo, reconocieron que debido a que las comunidades que se
encuentran a la orilla del río son pequeñas –de menos de 2 mil 500
habitantes– no están obligadas a tener una planta de tratamiento de
agua.


En tanto, Ramiro de la Cruz Díaz, delegado de la Profepa, sostuvo
que la situación de contaminación que producen los talleres
mezclilleros de Tepetitla es grave, debido que al unirse las descargas,
el volumen de sustancias químicas es mayor.


Detalló que para el lavado de mezclilla se utilizan los ácidos
acético, clorhídrico, agua oxigenada y piedra pómez, que en grandes
cantidades provocan severos daños de contaminación.


“Con una serie de tallercitos no pasa nada, pero cuando las
descargas de todos se juntan y descargan sobre el río Atoyac, ahí hay
problema porque no hay control”, acotó.


Por ello, expuso que la recuperación de los ríos Atoyac y Zahuapan
no se hará en cinco años, y menos sin la colaboración de habitantes y
autoridades municipales y estatales.


“Tepetitla es un caso particular, porque son microempresas que se
dedican al lavado de mezclilla, utilizan ácidos y toda esa agua la
vierten a la red municipal, cuando la red descarga sobre el río Atoyac,
la suma de todas las empresas reúne un volumen muy grande de
contaminación con agua azul, roja, verde o negruzca”, apuntó.


Por ello, dijo, es necesario que los diputados legislen por el color
del agua, debido a que las descargas de aguas de color a los ríos no se
encuentran reguladas y, por lo tanto, tampoco se considera un medio de
contaminación.


Carece Semarnat de estudios


La Semarnat desconoce los niveles de contaminación en el río Atoyac,
ya que desde 2006, investigadores del IPN realizaron estudios en ese
cuerpo de agua, pero a la fecha no han entregado los resultados.


Germán Parra Dávila, delegado de la Semarnat en Tlaxcala, sostuvo
que a petición de los gobiernos de Puebla y Tlaxcala, se hizo un
análisis de la contaminación en ese cuerpo de agua, y continúan a la
espera de los resultados, para definir las líneas a seguir a fin de
solucionar el problema ambiental.


“Estamos esperando los resultados del famoso estudio que hizo el
IPN, se supone que debe arrojar información sobre la contaminación, los
resultados se comprometieron a entregar a finales de octubre del año
pasado, estamos hablando de un retraso de tres meses”, apuntó.


Desde septiembre de 2006, los gobernadores de Tlaxcala, Héctor
Ortiz, de Puebla, Mario Marín, firmaron un convenio en el que se
comprometían a rescatar el Alto Balsas y el Río Atoyac; sin embargo a
la fecha no hay ningún avance.


(Reforma)



Powered by ScribeFire.

Publicar un comentario en la entrada