domingo, 30 de agosto de 2009

Del total del suelo de conservación, parques y jardines, el DF tiene un 65 por ciento erosionado

clipped from www.reforma.com
El problema del agua en el Valle de México, y en casi todo el País, no está sólo vinculado a fenómenos meteorológicos de que llueva o no, sino a la peligrosa degradación de suelos que enfrenta la región, la cual impide la recarga natural del acuífero y provoca una acelerada pérdida de cultivos y de humedad, advierte Helena Cotler.
Para la directora de Manejo Integral de Cuencas Hídricas del Instituto Nacional de Ecología (INE), la degradación de suelos disminuye su capacidad para retener la humedad necesaria para los cultivos y de recargar el acuífero; como resultado, hay mayor impacto ante periodos de sequía, como la que se enfrenta actualmente.
Un estudio realizado por el INE en 2007 coordinado por Cotler registró que, del total del suelo de conservación, parques y jardines, el DF tiene un 65 por ciento erosionado; en el caso del Estado de México, es el 61.
 blog it
Publicar un comentario